sábado, 6 de julio de 2013

El Cuento

                                                        

  El cuento literario es una historia contada con la máxima condensación, a diferencia de la novela, que tiende a disgregarse. Un cuento es un sistema en el cual confluyen diferentes artificios desplegados en mayor o menor capacidad según la maestría del escritor, no solo en la aplicación de las técnicas cuentísticas, sino también en la magia inexplicable que todo buen cuento debe tener.
  Las técnicas se pueden aprender, conectar con ese mundo mágico interior es un poco más difícil. Existen cuentistas no demasiado memorables en el momento de la técnica, pero inolvidables en su magia, como fue el caso del gran Jack London. A la inversa no funciona con tanta felicidad, aunque estudiar y utilizar la técnica es incuestionable si se quiere aprender bien este oficio.
  El cuento, como dijimos, cuenta una historia condensada, un mundo en el cual no hay mucho tiempo para extenderse con demasiados personajes y entornos. En este mundo de las historias cortas es más importante el hecho que el personaje. Crear un buen personaje es una materia en la cual uno debe aplicar muchas horas para aprender a diseñarlos y comprender su forma de actuar, no obstante en un cuento literario siempre el hecho en cuestión es lo más importante.
 El espacio en el cual se desarrolla la historia es de suma importancia. Podríamos decir que es algo así como otro personaje, (en este nivel de importancia debemos tenerlo). El tiempo, la atmosfera, lo particular y lo universal y por supuesto: un cuento siempre, siempre cuenta dos historias. La 1ª es la historia de la superficie, la que vemos todos con la lectura. La 2ª es la subterránea, en la cual solo los lectores avezados reparan en ella. Todos estos temas y más son los que conciernen a este taller literario gratis, los cuales desarrollaremos seguidamente.
  Otra cosa muy importante para tener en cuenta siempre es qué tipo de cuento queremos escribir, o en tal caso, qué tipo de cuento estamos leyendo al elegir a un autor. Existen dos clases de cuentos: cuento clásico y cuento moderno. Esta es una distinción muy difícil de encontrar en los talleres literarios porque la gran mayoría de los que imparten los cursos no lo saben. Lo he podido comprobar pasando por muchos de ellos más por curiosidad que por el afán de que me enseñasen algo ( porque escatiman mucho la información).
  El cuento clásico llega hasta Antón Chéjov. El cuento moderno a partir de Chéjov. Por ese motivo este escritor ruso es tan importante en la literatura. No solo por su nueva forma de escribir, sino por impulsar el cuento moderno. Mucho tiempo después, quien teorizó el cuento moderno fue Ernest Hemingway con su famosa teoría del iceberg.
  Para cerrar esta primera etapa en la que hablamos a grandes rasgos sobre el cuento y que luego desarrollaremos, podemos coincidir en que un cuento no se parece ni a la poesía ni a la novela, las cuales coinciden en muchos aspectos entre si. El cuento literario es la forma  más artificiosa y para muchos escritores la más complicada. Su naturaleza va dirigida a desarrollar un efecto de tensión que no culmina hasta el final en el cuento clásico, en el moderno la tensión llega al final y se mantiene en la mayoría de los casos. Metafóricamente hablando lo podríamos comparar manteniendo la tensión de una soga (acá se desarrolla el efecto) la cual se tensa cada vez más a medida que nos vamos adentrando en esta compleja maquinaria literaria donde nada se puede dejar al azar.

   Sin dejar ni un punto en su composición al azar ni a la intuición; que el trabajo avance paso a paso a su consumación con la precisión y el rigor lógico de un problema matemático.
Edgar Allan Poe, “Filosofía de la composición”.